Panorama alentador con cambio del curso de Dorian

Un cambio en el curso de Dorian nos deja con un panorama alentador, pero sur y centro de Florida deberían continuar monitoreando el progreso del huracán, pues podría cambiar su ruta de nuevo, de no ser así, aún lluvias y vientos nos podrían afectar significativamente.

huracan-august-31A

Una advertencia de huracán está vigente para el noroeste de Bahamas, excluyendo la isla de Andros. Se esperan condiciones de huracán en el área de advertencia de huracán en el noroeste de Bahamas para el domingo, con vientos de tormenta tropical que comenzarán esta noche.

Dorian se está moviendo hacia el oeste cerca de 8 mph y un movimiento más lento hacia el oeste debería continuar a principios de la próxima semana. En este camino, el núcleo de Dorian debería moverse hoy sobre el pozo del Atlántico al norte del sureste y el centro de Bahamas, estar cerca o sobre el noroeste de Bahamas el domingo y moverse cerca de la costa este de Florida de lunes a martes.

Los vientos máximos sostenidos han aumentado a cerca de 150 mph con ráfagas más altas. Los vientos con fuerza de huracán se extienden hacia afuera hasta 30 millas desde el centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hacia afuera hasta 115 millas. Dorian es un huracán de categoría 4, es probable que haya algunas fluctuaciones en la intensidad, pero se espera que Dorian siga siendo un poderoso huracán durante los próximos días.

Una marejada ciclónica potencialmente mortal elevará los niveles de agua hasta 10 a 15 pies por encima de los niveles normales de marea en áreas de vientos en tierra en el noroeste de Bahamas. Cerca de la costa, el oleaje irá acompañado de olas grandes y destructivas.

Se espera que Dorian produzca las siguientes acumulaciones de lluvia este fin de semana a mediados de la próxima semana:
– Noroeste de Bahamas 10 a 15 pulgadas.
– Secciones costeras del sureste de los Estados Unidos 4 a 8 pulgadas.
– Bahamas central 2 a 4 pulgadas.

Esta lluvia puede causar inundaciones repentinas que amenazan la vida.

Autor: Edwin Marti