350.000 personas en condición de hambruna en Etiopía

Autor: Camila González | Internacionales

De acuerdo con la ONU, unas 350.000 personas de la región de Tigray en Etiopía se enfrentan a una escasez de alimentos “catastrófica”. Millones más requieren ayuda alimentaria y agrícola urgente para evitar una crisis de hambruna.

Mark Lowcock, jefe de ayuda de la ONU anunció que dos millones de personas más “estaban a un paso de condiciones extremas” y lamentó que algunas de las agencias clave de la ONU que buscan abordar la crisis “no tienen dinero”.

El ojo internacional está en Tigray después de que Estados Unidos y la Unión Europea alertaran sobre la crisis alimentaria en la región. Allí, más del 90 por ciento de la población necesita ayuda alimentaria de emergencia.

Más de un millón de etíopes podrían estar en condición de hambruna en los próximos meses

“Es posible que la hambruna ya esté ocurriendo en ciertas áreas, amenazando la vida de cientos de miles. Es inconcebible”, dijo Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

Tras el anuncio, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el martes para debatir sobre la situación de emergencia. Sin embargo, la sesión se llevará a cabo de manera informal por la oposición del gobierno etíope, una opinión que es compartida por varios gobiernos como el ruso, chino e indio.

Thomas-Greenfield aseguró que había mucho en juego, ya que la ONU pidió urgentemente más de 200 millones de dólares para evitar la hambruna.

Estados Unidos anunció que destinará 181 millones de dólares adicionales para “entregar alimentos, suministros agrícolas, agua potable, refugio, atención médica y servicios esenciales” a habitantes de Tigray.

Sin embargo, ONG’s han denunciado que las fuerzas de seguridad etíopes, y las tropas del país vecino, Eritrea, les niegan el acceso a la región.

La crisis en Tigray

En noviembre de 2020, tropas gubernamentales entraron en conflicto con el antiguo partido gobernante de la región, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF). Miles de civiles han muerto, y dos millones de personas han sido desplazadas de sus territorios.

Tropas de Etiopía entraron en conflicto con el TPLF

El análisis de la Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (CIP) concluyó “Esta grave crisis es el resultado de los efectos en cascada del conflicto, incluidos los desplazamientos de población, las restricciones de movimiento, el acceso humanitario limitado, la pérdida de activos de cosecha y medios de vida, y mercados disfuncionales o inexistentes”.

Antes de la publicación del informe, Mituku Kassa, jefe del Comité Nacional de Prevención y Preparación para Desastres de Etiopía, dijo que una declaración de hambruna sería incorrecta. Acusó al TPLF de atacar convoyes de ayuda.

No tenemos escasez de alimentos“, dijo en una conferencia de prensa, y agregó que más del 90 por ciento de las personas han recibido ayuda de cinco operadores.

Gobierno etíope se niega a aceptar la crisis alimentaria

La embajada de Etiopía en Londres dijo en un comunicado el sábado que el gobierno “se toma muy en serio su responsabilidad de poner fin al sufrimiento actual de la población de Tigray. Hasta ahora ha realizado esfuerzos concertados para responder de manera integral a las necesidades humanitarias sobre el terreno, en coordinación con las autoridades locales”.

Para expertos, si el conflicto se profundiza o la asistencia humanitaria se ve obstaculizada, la mayoría de las áreas de Tigray estarán en riesgo de hambruna. William Davison, del International Crisis Group, dijo que “no hay ninguna sorpresa real” sobre el deterioro de la situación humanitaria.

Debido al conflicto en curso, un gran número de agricultores se han perdido la temporada de siembra y eso ha generado aún más preocupaciones“, aseguró.

Autor: Camila Gonzalez