El G7 donará mil millones de dosis de vacuna a los países más pobres

Autor: Camila González | Internacionales

Los líderes del Grupo Siete (G7), una organización de líderes de algunas de las economías más grandes del mundo: Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, se reunieron este viernes para hablar sobre el compromiso de donar mil millones de dosis de la vacuna COVID-19 a los países más pobres del mundo.

El grupo asegura que tener un enfoque conjunto es la mejor oportunidad del mundo para recuperarse de la crisis sanitaria mundial por la pandemia de Covid-19. Sin embargo, algunos líderes y expertos aseguran que la iniciativa es como una gota en el océano.

En horas de la mañana, en localidad costera de Carbis Bay en Cornwall, en el suroeste de Inglaterra, se celebró la cumbre del G7. El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo a los líderes que la reunión era una oportunidad para aprender lecciones de la pandemia y asegurarse de que no se repitera ningún error.

Las mil millones de dosis se destinarán a los países más pobres del mundo

“Necesitamos asegurarnos de que cuando nos recuperemos, subamos de nivel y reconstruyamos algo mejor. Tenemos una gran oportunidad de hacer eso como G7”, agregó.

Sobre las vacunas

El plan inicial es que Estados Unidos done 500 millones de dosis, y el Reino Unido unas 100 millones.

A pesar de los esfuerzos, expertos aseguran que no serán suficientes.

“Si lo mejor que pueden hacer los líderes del G7 es donar mil millones de dosis de vacunas, entonces esta cumbre habrá sido un fracaso”, dijo Anna Marriott, gerente de políticas de salud de Oxfam, insistiendo en que el mundo necesita 11 mil millones de dosis en su lugar.

La caridad no va a solucionar la colosal crisis de suministro de vacunas“, dijo. “El G7 debería romper los monopolios farmacéuticos e insistir en que la ciencia y el conocimiento de las vacunas se compartan con fabricantes calificados de todo el mundo.

Expertos aseguran que donar las vacunas no aliviará la crisis, pero quitar las patentes de las vacunas, sí

“Los presidentes Biden y Macron han apoyado una exención sobre la propiedad intelectual detrás de las vacunas COVID; las otras naciones del G7 deberían seguir su ejemplo. La vida de millones de personas en los países en desarrollo nunca debería depender de la buena voluntad de las naciones ricas y de las corporaciones farmacéuticas ávidas de ganancias”.

Alex Harris, director de relaciones gubernamentales de Wellcome, una fundación benéfica de ciencia y salud con sede en Londres dijo: “Los nuevos compromisos de EE. UU. Y el Reino Unido son un paso en la dirección correcta, pero no llegan lo suficientemente lejos ni lo suficientemente rápido”.

“Lo que el mundo necesita son vacunas ahora, no a finales de este año. En este momento histórico, el G7 debe mostrar el liderazgo político que exige nuestra crisis … Instamos a los líderes del G7 a elevar su ambición”.

Autor: Camila Gonzalez