Israel y los softwares espías en la mira

Autora: Camila González | Internacionales

A principios de esta semana se filtró una lista con unos 50.000 números de teléfono que se cree fueron elegidos por clientes del NSO Grup de Israel para una posible vigilancia. La lista tenía números de teléfono de periodistas y políticos, por lo que Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha instado a Israel a suspender las exportaciones de tecnología de espionaje.

“Permitir a los gobiernos instalar software espía que se utilizan para monitorear a cientos de periodistas y sus fuentes, en todo el mundo, plantea un problema democrático importante”, dijo Christophe Deloire, secretario general de RSF, en un comunicado.

NSO Group es una empresa tecnológica israelí dedicada a la creación de software de intrusión y vigilancia. La compañía tiene contratos con 45 países, y asegura que el Ministerio de Defensa de Israel debe aprobar sus acuerdos antes de ejecutarse.

En 2018, varios países fueron atacados por los softwares espías del programa ‘Pegasus’ de la NSO

Sin embargo, hay varias acusaciones sobre el ataque cibernético a más de una docena de jefes de estado y cientos de periodistas.

Por ejemplo, el programa “Pegasus” de la NSO ha sido duramente criticado. Según los expertos, “Pegasus” está diseñado para piratear celulares sin que los usuarios lo sepan, lo que permite a los clientes leer todos los mensajes, rastrear la ubicación de un usuario y acceder a la cámara y el micrófono del teléfono.

“Hacemos un llamado al primer ministro israelí, Naftali Bennett, para que imponga una moratoria inmediata sobre las exportaciones de tecnología de vigilancia hasta que se haya establecido un marco regulatorio de protección”, dijo Deloire.

La lista de la NSO

NSO Group fue fundada en 2010 por Niv Carmi, Omri Lavie y Shalev Hulio.

Dentro de la lista publicada se encuentran el primer ministro de Pakistán, Imran Khan; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; y el líder de la oposición india, Rahul Gandhi.

Informes de medios de comunicación como The Guardian, Le Monde y The Washington Post encontraron que casi 200 periodistas estaban en la lista.

Los principales países ‘chuzados’ fueron:

  1. Azerbaiyán
  2. Bahrein
  3. Hungría
  4. India
  5. Kazajstán
  6. México
  7. Marruecos
  8. Ruanda
  9. Arabia Saudita
  10. Emiratos Árabes Unidos.

Autor: Camila Gonzalez