La violencia sexual en medio del Paro Nacional en Colombia

Autor: Camila González | Colombia

En menos de diez días, por lo menos 10 mujeres han denunciado en distintas ONGs agresiones sexuales cometidas por agentes de la fuerza pública. El Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbos) y la Policía son las instituciones donde recaen las denuncias.

Diana Fernanda Díaz, a través de sus redes sociales, compartió su hecho victimizante de la noche del 30 de abril.

Según cuenta Diana, se encontraba en medio de la jornada de protestas en Cali. Estaba en un plantón en el sector de Sameco, al norte de la ciudad. En medio de las manifestaciones, asegura Diana, agentes del Esmad arremetieron contra su grupo de compañeros y compañeras.

En su relato, Diana cuenta cómo los agentes golpearon a los hombres, mientras separaban a las mujeres. “En ese momento se acercó uno del Esmad y abusó de mí, en presencia de todos sus compañeros, incluida una mujer, a la cual le expresé mi descontento”, escribió.

La policía aseguró que “se está verificando la situación y la persona denunciada ni siquiera trabaja en Cali. Hay dos funcionarios que responden a ese nombre pero ayer, en ese momento, estaban trabajando en otra ciudad”. Agregaron que el área de Derechos Humanos está tratando de comunicarse con la denunciante, para comprobar qué fue lo que pasó.

Diana había reconocido a una agente a una placa que, presuntamente, no son de nadie de la institución, por lo que se sigue investigando.

Este no es un caso aislado, y distintas organizaciones aseguran que la violencia sexual en medio de la protesta también es violencia política

Temblores ONG, una organización que documenta y denuncia casos de abuso policial en Colombia, ha registrado al menos cuatro hechos de violencia sexual cometidos, al parecer, por integrantes de la Policía Nacional, en el marco de las movilizaciones desde el 28 de abril.

Para Mónica Godoy, investigadora y experta en violencias basadas en género, asegura que “la violencia sexual tiene un componente de misoginia muy fuerte. (…) También se comete para humillar a las víctimas públicamente. Es un acto de abuso colectivo, no solamente de quien hizo la violación sino que compromete a la institución porque hay varias personas involucradas”.

La impunidad de delitos sexuales en Colombia supera el 90% .

Autor: Camila Gonzalez